Neolengua…el idioma del sistema


Winston Smith, el protagonista de 1984 (George Orwell) trabajaba en el Ministerio de la Verdad. Su trabajo consistía en reescribir los libros de historia y los diarios antiguos para adaptar los hechos del pasado a los intereses coyunturales de su gobierno. Así, en las guerras del pasado cambiaban los países enemigos o el resultado final de las mismas en un sentido u otro según los intereses cambiantes del gobierno.

Pero no bastaba sólo con esto. Todos los libros y artículos deberían ser escritos en neolengua. Según contaba Orwell, el objetivo de establecer la neolengua iba más allá de crear un medio de expresión para convertirse en un arma de ideología. Así, con esta lengua, cualquier pensamiento divergente de los principios del Gobierno era literalmente impensable, en tanto que el pensamiento depende de las palabras que lo construyen. Por ejemplo, un hombre no podía expresar su deseo de libertad si “libertad” pasaba a significar “amar al Gran Hermano”.

Toda esta perversión se hace cada vez más real en el mundo en que vivimos. Hace años se impuso la expresión “tropas de paz” para hablar de invasiones militares que podrían no tener apoyo popular suficiente, ¿cómo íbamos a estar los pacifistas en contra de la paz? Pero la neolengua ha dejado de ser un “salir del paso” para convertirse en una auténtica profesión en los aparatos de comunicación de los políticos que nos gobiernan. Es la más poderosa arma de control mental, y se está utilizando de manera sistemática y deliberada.

Recuperar la desgravación por compra de viviendas mientras se recorta un 25% el presupuesto en innovación es “abogar por cambiar el modelo económico del ladrillo al conocimiento” (Ministro de Economía)

Subir el IVA no es subir el IVA, sino “cambiar la ponderación impositiva” (Ministro de Hacienda)

Una amnistía fiscal generalizada para delincuentes es ahora un “gravamen para activos ocultos” (Ministro de Hacienda)

Un atentado ya no es necesariamente algo violento, y se instaura la figura del “atentado pasivo” (Ministro del Interior)

Ocultar a Hacienda 291.000 euros cobrados por IVA no es fraude fiscal, “sino todo lo contrario” (Alcalde de Santiago de Compostela)

Un recorte de 10.000 millones en sanidad pública no es un recorte sino “un ajuste que da vida” (Vicepresidente de la Comunidad de Cantabria)

Reducir 1.500 millones de la promoción de empleo es una medida “para la creación de empleo” (Vicepresidenta del Gobierno)

Para “garantizar la gratuidad” de la justicia, se suben las tasas para acudir a la justicia entre 50 y 750 euros (Ministro de Justicia)

Negociaremos hasta la extenuación, pero no cambiaremos un ápice la Ley Laboral” (Ministra de Trabajo)

Se llama “libertad de maternidad” a las leyes que prohíben a las mujeres elegir cuándo quieren ser madres (Ministro de Justicia)

Todos estos mensajes se resumen en uno solo: “El Gobierno está haciendo lo que tiene que hacer y va a hacer lo que está haciendo” (Presidente del Gobierno)

Lo dijo:  El lagarto en tu laberinto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s