Ya es oficial, el agua de Barcelona está contaminada, no es potable y la población no ha sido avisada.


1b7022cd65e2302fe15fb4317a561746A finales de febrero de este año, el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, recibía un contundente informe de 16 páginas en el que se le detallaban diversas sentencias de los tribunales y una incipiente investigación de la Comisión Europea sobre la contaminación de toda la cuenca del Llobregat, que abastece de agua al área metropolitana de Barcelona. En el escrito se detalla que Iberpotash tiene 9 concesiones mineras en Súria y una en Sallent, ambas consecuencia de un programa aprobado en el año 2003 y con autorizaciones ambientales que van desde 2006 hasta 2008.

El escrito especifica también las sucesivas sentencias judiciales como consecuencia de las cuales la Generalitat tuvo que pedir a Iberpotash una fianza de más de 585.000 euros primero y, más tarde, de 6,9 millones “a la que ha aplicado una inaudita reducción del 50%”. Y explica: “Mientras tanto, la escombrera del Cogulló, que ahora Iberpotash presenta como un depósito salino a la expectativa futura de explotación para aprovechamiento de la sal sódica, supera los 55 millones de toneladas en residuos altamente contaminantes y sigue impunemente creciendo, con las consecuencias por todos conocidos de salinización de la cuenca del Llobregat”. El firmante de la denuncia aporta también las diferentes sentencias a favor de asociaciones de vecinos.

Pero el apartado más importante desvela un dato inédito: que Europa investiga la contaminación producida. El párrafo en cuestión señala: “La Comisión Europea ha incoado un procedimiento de infracción, con referencia CHAP (2013) 01557 de la Dirección General de Medio Ambiente, por los reiterados incumplimientos de la normativa ambiental comunitaria en relación con la actividad extractiva de Iberpotash en Sallent y en Súria, a raíz de mi denuncia presentada el 14 de mayo de 2013 ante dicho organismo con sede en Bruselas”.

rio-llobregat-efe
Rio Llobregat. (Efe)

En esa denuncia se aseguraba que la compañía salinera incumple la obligación de gestionar los residuos salinos, que la Generalitat permanece inactiva ante la intensificación del riesgo, que se está gastando dinero público para paliar la contaminación producida por Iberpotash, la “vulneración del principio quien contamina paga”, que los daños causados pueden llegar a ser irreversibles “en la calidad de las aguas destinadas a la extracción de agua potable para la población de toda la región metropolitana de Barcelona” y que se han realizado actividades industriales sin el permiso correspondiente.

El extenso informe enviado a Europa habla también de “los obstáculos para hacer cumplir la normativa comunitaria vigente debido a la connivencia de la Administración de la Generalitat de Cataluña con Iberpotash” y demanda exigencia de responsabilidades a las autoridades públicas que permiten esta situación.

Un insigne vecino cabreado

El insigne personaje que firma tanto la denuncia a Fiscalía como la de Bruselas es Sebastià Estradé y puede presumir de ser doctor en derecho, diplomado en ingeniería industrial, exprofesor de Física Nuclear, exsecretario de la Cátedra Especial de Tecnologías del Espacio de la Universidad de Barcelona y presidente de la sección de Derecho Aeronáutico y espacial del Colegio de Abogados de Barcelona. Además, es un prolífico autor catalán (ha escrito una treintena de obras de divulgación científica, narrativa breve, ciencia ficción y divulgación ambiental) y tiene 91 años, aunque conserva toda su lucidez y agilidad mental.

sebastia-estrade-y-el-doctor-en-biologia-ramon-folch
Sebastià Estradé y el doctor en biología Ramon Folch.

En enero de 2013, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ya le daba la razón a Estradé en su contencioso con el Gobierno catalán y con Iberpotash, a quien reclama que gestione los residuos como hacen todas las compañías en Europa o como esa misma empresa hace en otros países. La firma, de capital israelí, tiene yacimientos abiertos en Súria y en Sallent. El fallo de enero del año pasado reforzaba una sentencia anterior de 2011 que anulaba parcialmente la autorización ambiental de la explotación minera.

El 15 de octubre de 2013, el TSJC dictaba otra sentencia dando la razón a la Asociación de vecinos Sant Antoni del barrio de La Rampinya, de Sallent, que habían denunciado a la Generalitat y a Iberpotash por la contaminación del medio ambiente. Los términos eran similares a los del anterior fallo.

Y es que los residuos mineros se acumulan en plena naturaleza haciendo que, por las condiciones atmosférica y medioambientales, puedan filtrarse a las cuencas y al subsuelo. Además, en Sallent, una montaña de 500 metros de altura da fe de la dejadez para minorar los efectos industriales. En Europa, los desechos industriales se inyectan de nuevo en las minas perforadas mediante la técnica del backfilling reduciendo en su casi totalidad los efectos nocivos sobre el medio ambiente.

Paralelamente, la Fiscalía barcelonesa interpuso hace dos años una querella en el juzgado de instrucción número 2 de Manresa contra tres altos directivos de Iberpotash por presuntos delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente.

Fuente: www.elconfidencial.com/

3 comentarios en “Ya es oficial, el agua de Barcelona está contaminada, no es potable y la población no ha sido avisada.

  1. Que los ríos sean el objeto y principales perjudicados de las fechorías medioambientales de las industrias, creo que no es nuevo y no sorprende a nade.
    Ahora lo que no hay que confundir es la contaminación de las cuencas fluviales (en este caso del Llobregat, pero podría ser otro cualquiera) con la contaminación del agua subministrada de esa u otras aportaciones que abastecen al área de Barcelona.

    Todo el agua subministrada a la población en este país es por ley tratada y desinfectada (a excepción de las aguas minerales que tienen por definición la condición de no recibir ningún tipo de tratamiento).
    De manera que todo el agua subministrada en Barcelona así como en cualquiera de las ciudades de este país han sido previamente tratadas para tal de eliminar todos los agentes contaminantes e indeseables que pudieran perjudicar nuestra salud; todo esto se encuentra regulado a nivel comunitario bajo una estricta directiva Europea, que en España se recoge en el RD 140/2003, que garantiza la potabilidad y aptitud para el consumo del agua que recibimos en nuestros hogares, al mismo ivel que se exige en Francia Bélgica Alemania o cualquier otro.

    No pongo en duda la objetividad y la veracidad de lo que se narra en el artículo, pero debo criticar el titular de este, ya que con buen criterio periodístico consigue captar nuestra atención llamando a la alarma, pero lo hace de una manera poco limpia y fraudulenta ya que llama a la confusión si no se lee con detenimiento el artículo.

  2. Lo que dice la noticia original no tirne nada que ver con el titular.
    La noticia de “El Confidencial” habla de la contaminación por cloruros, tanto de las aguas superficiales del río Llobregat, desde Súria hasta su desembocadura, como de los acuíferos de la zona del Berguedà que recogen las filtraciones de los escombros mineros. (y cuyo alcance no se conoce bien)
    No es una contaminación química, sino por salinización, concretamente, por cloruros, que es lo que se extrae en la cabecera del Llobregat, de potasio principalmente, que son los más solubles.

    Como información importante que se omite, el río Llobregat, igual que casi todos los rios que atraviesan el Prepirineo, lleva un porcentaje elevado de cloruros y sulfatos de forma natural, porque hay en esa zona afloramientos de rocas salinas.
    Mucho más “contaminado” que el Llobregat, y responsable de su elevada salinidad aguas abajo de su confluencia, esté su afluente el Cardener, que recoge las escorrentías de la famosa Muntanya de Sal de Cardona.
    Y si la mayor parte de los ríos pirenaicos no llevan más carga salina es porque en la cabecera reciben grandes cantidades de agua de deshielo. Pero tanto el Llobregat en Catalunya como las Arbas en Navarra pasan por zonas muy salinas naturalmente.
    Y por todos los valles hay salinas históricas donde se extraía la sal de fuentes saladas, como en Gerri de la Sal en Lleida, Naval y Peralta de la Sal en Huesca, Salinas de Ibargoiti en Navarra…

    Otra cosa es que estas explotaciones más modernas hayan aumentado al contaminación superficial, pero en la cuenca del Llobregat, el mayor peligro son las industrias de su curso bajo, no las minas de su cabecera.
    Pero esto da una idea de la “información” que dan estos inútiles desocupados metidos a “perroristas halternatibos”.
    Critican la desinformación de los medios, pero en vez de ayudar dando datos veraces, lo que hacen es meter más confusión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s